En un modesto departamento, el sospechoso de un crimen contempla la escena en estado de shock. La espera solo aumenta la incertidumbre que pesa en la habitación.